Cómo reparar abolladuras en el coche

¿Sabes qué hacer si detectas abolladuras en tu coche? Te conviene aprender algunas nociones básicas sobre chapa y pintura, además de ciertos conocimientos generales sobre las labores de un pintor y un chapista de coche. Gracias a ello, siempre tomarás la mejor decisión.

Cada daño de chapa en un coche es distinto. En el post Abolladura de coche: daños directos e indirectos te explicamos la diferencia entre estas dos tipologías. También debes saber que el material afectado influye en el alcance del daño, por lo que resulta imprescindible analizar cuidadosamente su ubicación antes de establecer cómo repararlo. Aunque existen algunas técnicas de reparación casera de abolladuras, lo mejor es recurrir siempre a un taller de chapa y pintura profesional.

Abolladuras en chapa metálica y plásticos

Es muy distinto tener un golpe en la chapa metálica que en los componentes de plástico del vehículo. Las abolladuras en partes metálicas, que suelen ser la consecuencia de impactos externos, se aprecian desde el exterior del coche. Las afecciones en los componentes de plástico se encuentran en el interior o en áreas menos expuestas del vehículo. Ambas reparaciones requieren técnicas y herramientas diferentes para restaurar eficazmente las áreas afectadas.

Daños en partes metálicas

Cuando se trata de chapa metálica, procede aplicar técnicas como la reparación de abolladuras sin pintura (PDR) o métodos tradicionales para chapa y pintura de coche. Cuando afectan al plástico, se emplean métodos centrados en restaurar la forma y la integridad del material. En ambos casos, es esencial tener un conocimiento exhaustivo de los materiales involucrados y de las técnicas de reparación apropiadas. De lo contrario, resulta imposible garantizar que la apariencia visual y la integridad estructural del coche se conserven tras la intervención.

El chapista de coche con experiencia, antes de actuar, analiza todos los factores que influyen en la abolladura del coche. Sobre todo, considera aspectos como la accesibilidad del área afectada y la naturaleza del daño. Así, cuando es fácil de acceder a la zona perjudicada y el daño es limitado, el PDR es la mejor opción. De lo contrario, será preciso aplicar técnicas más convencionales de reparación de chapa metálica. En ambos casos, la experiencia, la preparación y la pericia del técnico resultan decisivos.

Reparaciones sobre plástico

El análisis y las valoraciones requeridas antes de intervenir difieren cuando se trata de alguna abolladura sobre componentes de plástico. Las propiedades de este material son únicas, por lo que exige herramientas y enfoques específicos. La aplicación de calor y presión para devolver el elemento a su estado inicial es una de las opciones, válida cuando se trata de afecciones menores o moderadas. Los paneles interiores y los parachoques de plástico son las áreas donde se utiliza más habitualmente. En otras situaciones, es preciso aplicar reparaciones especializadas para lograr el objetivo.

Finalmente, también es posible tener que reemplazar la pieza completa. En estos supuestos, la sustitución de partes puede conllevar retrasos ajenos a la voluntad del taller de chapa y pintura, cuando los proveedores oficiales tardan en servirlos o carecen de stock en ese momento.

¿Nos permites un gran consejo sobre cómo actuar si encuentras abolladuras en tu coche? No te compliques la vida, olvídate de las ventosas y otros procedimientos caseros. Perderás tiempo, buen ánimo y, probablemente, tendrás que llevar tu coche a profesionales igualmente. A menudo, el daño final aumenta tras aplicar incorrectamente estos procedimientos de aficionados. En Garygar, el mejor taller de chapa y pintura de Aragón, te lo ponemos muchísimo más fácil. Contáctanos y todo será rápido, confiable y excelente.

 

Te puede interesar: