Cómo cuidar tu coche en verano

En Talleres Garygar miramos por ti y por tu coche. Nuestra especialidad son los trabajos de chapa y pintura, pero siempre queremos ayudarte a mantener tu coche en el mejor estado posible.

Al respecto, el verano es una época especialmente delicada: suben las temperaturas, la incidencia solar aumenta, hacemos más kilómetros y los vehículos permanecen al aire libre más tiempo que nunca.

Consejos veraniegos para el cuidado del coche

Los automóviles son como las personas mayores y los niños: el calor no les sienta bien. Por eso, en este periodo del año debemos ser más cuidadosos con el mantenimiento de nuestros vehículos.

Desarrollamos, a continuación, algunas sugerencias que contribuirán a prolongar su buen estado.

Intenta conducir bajo la solana lo menos posible

Cuando dependa de ti, evita las horas solares más intensas y agobiantes: aproximadamente, de 12 a 17:30 horas. Por lo tanto, trata de programar tus desplazamientos en horarios menos tórridos o exigentes.

Impide que tu auto se convierta en una sauna

Claro, lo ideal es aparcarlo a la sombra en un lugar fresquito y resguardado, pero en la mayoría de los destinos vacacionales esto es una utopía. Si no te queda más remedio que dejar tu coche expuesto al sol durante horas, haz lo siguiente:

  • Coloca un parasol en el parabrisas.
  • Deja abierta alguna rendija en las ventanillas, lo justo para que circule algo de aire pero sin que nadie pueda abrir tu coche o introducir algo dentro a través de ella.
  • Cuando vayas a volver a utilizarlo, dedica unos minutos a abrir las puertas y moverlas, con el fin de airear el interior y refrescar el habitáculo.

Chequea los niveles de refrigerante

Lo usual es cambiarlos una vez al año; lo ideal, hacerlo justo antes de estos desplazamientos vacacionales.

El sistema interior de enfriamiento de tu coche trabaja más duro en esta época, por lo que resulta fundamental controlar este factor con cuidado y reemplazarlo en caso de duda.

Ajusta la presión de las ruedas

Los neumáticos sufren más sobre el asfalto caliente. Cuando los llevamos con la presión baja, generamos una mayor fricción con la carretera, lo que genera más calor del que esta ya desprende.

Hincharlos mucho también es mala idea: el aire no se expande con el calor y el desgaste se vuelve desigual, por lo que el riesgo de pinchar y sufrir un reventón se multiplica.

Racionaliza el empleo de la climatización

Espera a conectar el aire acondicionado a que el coche haya empezado a rodarse y, en los viajes largos, apágalo cuando sea poco necesario, con el fin de no sobrecargar el coche ni el sistema.

¿Cómo lo ves? En realidad, se trata de prácticas sencillas que están al alcance de tu mano. Si las aplicas, tu auto pasará un mejor verano y, por ende, también tú y tus cercanos: te evitarás sorpresas y averías inesperadas.

Por supuesto, no lo dudes: cuando necesites trabajos de chapa y pintura en verano o después de él, cuenta con nosotros. En Talleres Garygar siempre respondemos.

Te puede interesar: